Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Si tienes planeado realizar un crucero por el Mediterráneo vas a disfrutar de una experiencia única combinando días de navegación con excursiones en tierra, con las que poder descubrir un sinfín de destinos posibles, desde las Islas Baleares, hasta ciudades de la costa italiana, Malta, las Islas Griegas… todo depende de la travesía que, cualquiera que sea, siempre resultará de lo más apetecible.

A la hora de preparar el equipaje, decidir qué llevar no siempre resulta sencillo, porque son muchas las actividades y momentos que implica un crucero y acertar con el vestuario adecuado para cada ocasión, sin llevar más maletas de la cuenta, es todo un dilema.

Si estás en esta tesitura, apunta estos consejos sobre la ropa que llevar a un crucero por el Mediterráneo porque te permitirán tener lo imprescindible más algún extra, para que no eches en falta ninguna prenda.

¿Qué ropa llevar a un crucero?

Los barcos que realizan los actuales cruceros por el Mediterráneo están pensados para que disfrutes de cada momento con actividades de ocio y relax para todos los gustos. A bordo, vas a poder descansar, practicar distintos deportes, bañarte en la piscina, bailar y por supuesto asistir a alguna cena especial que requiera un elegante look.

Si piensas en los distintos momentos de cada jornada, te resultará mucho más fácil decidir la ropa idónea para un crucero por el Mediterráneo, teniendo siempre en cuenta el número de días de duración y también la época del año, más o menos calurosa, en la que viajes.

Para el día a día en el barco, elige ropa cómodaBermudas, shorts y camisetas son prendas básicas con las que poder variar y crear distintos conjuntos. Alguna blusa y una falda, fiel a tu estilo, no están de más, porque pueden venirte bien para un día más fresco o para ir menos ‘casual’ y moverte por las instalaciones interiores del barco, por ejemplo, si vas a tomar algo en el bar, quieres mirar las tiendas que hay, o si vas a asistir a algún espectáculo de tarde (cine, teatro, magia, humor…).

Si practicas deporte, unos leggins o pantalón y top de malla ocupan poco y valen para todo.

“Para disfrutar del crucero elige, ante todo, prendas y zapatos cómodos sin olvidar la imprescindible ropa de baño”

La ropa de playa tiene protagonismo propio en un crucero por el Mediterráneo, porque la vas a necesitar no solo para los baños en el propio barco en: piscinas, jacuzzis o spas, sino también en alguna de las excursiones que incluya un chapuzón en alguna de las maravillosas playas que estén cerca del puerto de atraque. Bañadores y bikinis, dos o tres y también elementos como pareos, blusones holgados o vestidos sueltos estilo boho, que puedas llevar encima del bañador, son esenciales para sentirte cómoda, sin olvidar las fundamentales chanclas.

No todas las excursiones van a ser de playa. Tal vez, el crucero te dé la oportunidad de conocer ciudades como Barcelona, Marsella, Civitavecchia, Venecia o Atenas, para lo que necesitarás, ante todo un calzado cómodo (mejor ya estrenado). Si eres de vaqueros, estos pantalones, largos o cortos, según el nivel de calor, pueden resultar el atuendo perfecto con una camiseta o camisa de manga larga o corta.

A la hora de elegir la ropa que llevar, piensa también en el vestuario que necesitas para los eventos de noche. La mayoría de los cruceros por el Mediterráneo incluye una cena de gala, en la que se requiere un vestuario apropiado. Generalmente no se exige ‘etiqueta’ pero no debes olvidar incluir algún vestido o conjunto en el que no falte un toque de sofisticación. Lo más probable es que también tengas oportunidad de bailar en la discoteca del barco, por lo que llevar alguna otra opción: una blusa estampada en divertido diseño, un top con alguna transparencia, una falda con vuelo para deslumbrar en la pista o un vestido corto, con algún brillo, son posibles looks, aunque todo depende de tu estilo.

¿Cómo hacer la maleta para un crucero por el Mediterráneo?

Hemos pedido consejo a los expertos del portal CrucerosMediterraneo y nos dan las siguientes recomendaciones. La primera de ellas es “sé práctica y no te empeñes en meter una cantidad excesiva de ropa ‘por si acaso’.

Empieza por lo esencial, algo de ropa interior y un pijama cómodo porque no es raro que, al final, pensando en los looks, no repares en que estas prendas te van a hacer falta sí o sí.

Pon sobre esas primeras prendas la ropa que más abulta y que también vas a usar con total seguridad, como la ropa de baño y la toalla de la playa. El siguiente paso es meter la ropa de deporte y la que vas a llevar durante la travesía y en las excursiones: bermudas, vaqueros, falda, blusa y las fundamentales camisetas, que puedes guardar enrolladas (en lugar de dobladas) y colocarlas aprovechando los laterales de la maleta.

Aunque tu crucero por el Mediterráneo sea en pleno agosto, las noches en alta mar pueden ser frescas, así que no olvides meter alguna prenda de abrigo como una rebeca no demasiado gruesa, una chaqueta o una pashmina. Finalmente, coloca en la zona superior las prendas más delicadas, como los vestidos, para intentar que se arruguen lo menos posible.

La mayoría de las maletas tiene, en una de sus tapas, una tela con cremallera que la separa de la otra mitad. Aprovecha ese compartimento para poner los zapatos que vas a llevar y también algún complemento (sin pasarte), por ejemplo, un cinturón, un bolso extra o una práctica mochila pequeña (o riñonera), que te vendrá genial para llevar lo imprescindible cuando dejes el barco para hacer una excursión.

Ese espacio, también puede ser un buen sitio para meter en neceser, en el que no puedes olvidar incluir crema de protección solar junto a los productos cosméticos que utilizas normalmente. Busca un hueco para meter, además, una gorra o sombrero para protegerte del sol, porque tarde o temprano, la usarás.

A la hora de terminar el equipaje, no olvides colocar en el bolso de mano la imprescindible documentación (DNI, pasaporte, tarjeta sanitaria…) y unas buenas gafas de sol.